SUBSUELO
DEL DÍA A DÍA (FRAGMENTO)


Empecé a voltear hacia todos los lados observando lo que sucedía. Sobre las mesas los movimientos y posturas se realizaban en la armonía exacta de todos los días. El detalle formaba parte de lo trascendental. Vi a los jefes con sus camisas, sacos, zapatos costosos perfectamente peinados, salían de las oficinas a tomar una copa. Vi al orden monárquico con su sarta de ducados y marquesines. A los súbditos voluntarios haciendo formas reverenciales a la corona. A los fanáticos de la pulcritud masticando cerdos y chorizos que destilan grasas intestinales

A las gitanas videntes, a los traga fuego. Malabaristas rodeados de indigentes ambulantes ofreciendo porquerías orientales; a los turistas ingleses y alemanes con caras insustanciales disparando sus cámaras sobre el monumento de un toro, engullendo cortes, devorando tapas. Bebiendo enormes jarras de cerveza, tratando de imitar ridículamente la Sardana, etc. Vi a los comunistas, a los neo nazis pro fascistas despertando heridas históricas de exterminio para crear grupos de poder y avivar el fuego del odio, el olor de la sangre entre simbologías ondeadas en banderitas, cruces esvásticas, grafologías marcadas como la ganadería. Un límite de cruce, un tono y un sabor para identificar... Las sedes religiosas, los curas con sus manos manchadas, la crueldad abierta para identificar. Dioses y figurillas, hermandades entre llantos y procesiones. Olores y fragancias, exterminios... El deporte, todos tan entregados entre apuestas.


Poco a poco se repite la historia, se establece un cóctel de emociones, se reunen a los grupos en común para que al verse se reconozcan entre sí. Podrán jugar, intercambiar opiniones, tener sexo. Siempre aislados de grupos con otras características. Podrán compartir experiencias hasta que ya cansada la máquina de las afinidades los dejara unirse, deliberar, matarse.


JCV



"EFECTOS DEL BOSQUE"


Un sentimiento llega y se va, se establece como una busquedad, se desgasta, renace inventado el fuego, se auntoinfringe el peor de los castigos en los aires de navegación de las montañas.
Con la química infinita entre sus manos suele preguntarse una y otra vez porque no hay nadie, porque están todos, porque te vas a morir.
Lo han visto retorcerse en trance, anda por algún lugar reproduciéndose en sus fantasías. Quiere detener el proceso con una brusquedad intempestiva pero tiene que esperar el momento preciso en que dos puntos se crucen.

Al juntarnos poníamos en funcionamiento todo el mecanismo químico, el olor nos agitaba, sudábamos. Los dedos se deslizaban sobre la humedad, el aliento recorría el cuerpo. Dormía (el amor desnudo) sobre mí, escondiendo su mirada, se ocultaba estando. En uno y otro lugar, suaves forcejeos, me invitaba a ir mas allá de todo ofreciéndome su cuerpo. Sin descanso entraba una y otra vez ante la desesperación.

Se contraía en largos espasmos que multiplicábamos en perfecto acoplamiento. Cuando decía << Hazlo >> una acción salvaje, continua, sacudía mi cuerpo y mi mente. La obsesión había llegado, yo había probado tanto la fantasía como el acto y siempre la fantasía me pareció mas gratificante pero esta vez el acto era exacto a la fantasía. El amor y el sexo hicieron su comunión abriendo todo un abanico de probabilidades.
 Me propuso algo que por primera vez ambos probaríamos desde entonces un apetito irreconocible nos martirizaba al vernos. Iniciamos un ultraje perverso emitiendo un juicio entre que es bello y que no lo es. 
 Arrastrándome a sus pies, jugando a contar sus dedos, lamiéndolos le rogué detenerse. Memorizaba la ruta que más le gustaba. Avanzando iba arrancándole quejidos hasta que dijo ya.

El amor se quedo en una interrupción producto de una llamada. Al abrir una ventana y recibir una noticia se intento y se rehízo. Se autodestruyo llevándose el tiempo. Se multiplico en otros cuerpos, se afianzo en la distancia desesperado al saberse tarde e improbable.
 También el andaba por la vida para ponerse al frente, matar y desaparecer esperando el circulo completo. Lo he visto internarse en unos ojos desde el ángulo más inconexo. Suele dar señas parpadeando en un cuadro oscuro. Esta vez se exige más a sí mismo.
 Ya no se improvisarían más ceremonias. No le importara repetir mil veces la misma respuesta a la misma pregunta. Ya no facilita la práctica espiritual.

Comenzaron los cambios definitivos. Lo mataba cada voz que mentía y antes de morir aseguraba no renacer nunca más. Trate de atraparlo con artilugios y encierros pero no estaba listo para eso.
 Se negó a todo dondequiera que nos encontrábamos, así un día lo recibí en una oscuridad sin fondo y abriendo las manos apreté separando sus pliegues, temblaba exhausto. Brotaron fibras traslucidas entre mis dedos, el aire lo quemaba. No podría liberarse esta vez. Forcé así, aun más, y crujió, enterneciéndome como nunca.



Juan Carlos Vásquez
 


Capital, 15 de abril del 2011.

Seguramente la información te está llegando alterada, por eso quiero escribir y advertirte de primera mano. Hoy a las seis de la mañana, con un fuerte dolor de cabeza y el estomago vacío, ahora que mi cuerpo empieza a reaccionar.
Fuiste testigo del deterioro pero desde que ya no estás las cosas perdieron su nombre. No sé si llorar o reír, casi todos se han ido, no me di cuenta. Cuanta más esperanza tenia mas iban devastándola.
Cuando observo quienes dan las órdenes me parece tan fácil solucionarlo, pero cuando son ejecutadas, soy testigo de cómo las detonaciones impactan en las cabezas, y me doy cuenta que la barbarie siempre ha ido en serio.

El cuello de los uniformados se disminuyo, la cabeza se va uniendo con lentitud al cuerpo, solo balbucean tonterías con una torpeza única. Tienen los ojos rojos, marrones. Por voluntad propia lo entregan todo y hasta siente regocijo. Aplauden estas acciones contradictorias de forma sistemática. Desesperándose se agrupan en filas para ser sodomizados por el líder y así recibir sus presentes. Luego celebran con un baile descontrolado ante los funerales de los adversarios entre cánticos nacionalistas.
El líder aunque estúpido e imberbe se hace respetar con incriminaciones y fuego. Posee una manada de colectivos armados sin educación primaria. Pocos de ellos pueden articular palabras, en la selección gana el que peor aspecto tiene, al que no le tiembla el pulso. Allí convive lo más nutrido de la escoria y la porquería humana. Asesinos a sueldo y fanáticos rescatados del sub mundo criminal.

He tratado de debatir con las personas pero nadie habla. Se han propuesto una rutina exacta en el día a día y no ambicionan nada más.
Las casas parecen un fortín: cadenas, candados, rejas con protección eléctrica.
Este fin de semana han asesinado a más de cuatrocientas personas, ya van más de veinte y ocho mil en lo que va de año. Por necesidad y protección he tenido que hacerme amiga de un criminal, pertenece a los sicarios que tanto he señalado.
A veces quiero acabar con él pero recapacito, de hacerlo tendré que suicidarme no quiero que me violen y me torturen en la cárcel. Dos de mis amigas presas me han contados los horrores del encierro. Una está por salir en libertad condicional, apenas lo haga tratara de escapar por la frontera, la otra debe cumplir seis años mas de condena.
Se creó un grupo en el que todos confiamos, parecía oponerse y lo hacía con mucha contundencia luego nos enteramos que resulto ser una farsa, siempre formaron parte. El poco dinero que queda sigue utilizándose para sobornos y muchos aceptan, los que no, han tenido que escapar están presos o muertos.

¿Te acuerdas de Javier? esta desaparecido desde hace meses, ahora sus padres y abuelos son amenazados por denunciarlo. Podría hacerte un recuento infinito pero incubo la peor de las violencias, me tiembla el pulso.
Salimos día a día a la buena de Dios, no sé si regresaremos, pero nuestras calamidades no son solo esas, también nos humillan, se burlan de nosotros, de nuestros muertos, todo en directo, en señal abierta de televisión.
He meditado mucho, sabes que soy una persona muy religiosa y apegada a las leyes pero aquí no existen. Por ello me he resistido para mantenerme dentro de la frontera de lo racional.
En otro tiempo, la academia militar me enseño, mucho antes de haberse infectado de ineptos y mediocres, por eso decidí dejarla.

Ya no hay sorpresas, solo el estado de los cadáveres o el número de disparos sobre ellos pueden alterar tu asombro. Ahora mismo hay una fiesta, escucho música y sonrisas. Siento un total desprecio tanto con el verdugo como con el victimario, la gente ha creado una especie de humor negro de muy mal gusto.
No existen límites, la iglesia se llena de asesinos que haciéndose la señal de la santa cruz repiten una y otra vez que la vida es sagrada, son los mismos que se ponen pasamontañas y salen con fusiles de asalto a matar estudiantes.
Como todo carece de seriedad me da miedo asumir que el deterioro es de tal magnitud que ya no hay vuelta atrás.

Todo se veía venir, éramos unos ingenuos. Era lógico pensar que se aferrarían a seguir pero no lo hicimos. Quizás utilizaron algún tipo de hipnosis estúpida debido al sentido inconsciente de ridiculez de parte del pueblo, expandiendo así, un sometimiento, sin importar cualesquiera que fueran las consecuencias. La esclavitud ya se ha implementado, te dan unas cuantas migajas con exactitud, dos días a la semana y a un horario impostergable, no hay tiempo para más.
Parece que el experimentador saca una carta y otra, dependiendo del resultado el sujeto lo anota en una hoja de papel y lo cumple; consiste en alterar su vida para que adquiera cierta semejanza con el nuevo ambiente en que vive, o con cualquiera que pertenezca desde antes a ese medio.
En esta fase el individuo tratara de protegerse valiéndose de la imitación, en un pantanoso efecto de humillarse que ya todos consideran viable y en el que conviven con resignación toda una fauna parasitaria que se expande sin control.


Capital, 12 de marzo del 2014

Salía como todas las mañanas y vi su cuerpo en el alcantarillado, en las afueras de la casa. Había escuchado disparos pero no le preste toda la atención que requería, ahora pienso que si hubiese salido podría haberlo ayudado pero son tantos las detonaciones que la pensé como una más. Era Mario, tu mejor amigo.  Solo le faltaban seis meses para graduarse. Ahora dirán que fue el hampa común pero tú y yo sabemos de qué se trata. De verdad que lo siento, se cuanto lo apreciabas.
Sé que no es el momento pero tengo que escribirte lo que ha pasado.
Hoy se ha producido un efecto de sincronicidad entre el suceso y la idea aquella que tanto te he comentado. Un suceso que para ti puede resultar sorpréndete pero que para nosotros forma parta de la cotidianeidad. Aunque sentí un terrible dolor el sentimiento me condujo a otra cosa. Es como si hubiese desaparecido la noción de tiempo y espacio por un segundo para construir de una vez por todas el objetivo con total claridad.

Hemos formado varios grupos de cinco, sentados a la mesa estudiamos cada paso. Sus acciones nos obligan a reconocer que la solución no pasa por las salidas tradicionales. El estado de derecho puede esperar cuando no existe. Ya han caído algunos de sus familiares con su mismo método. Esto ha hecho que se aceleren los encarcelamientos, la manada armada ha salido a matar. Están cayendo más personas que antes pero se están confundiendo. Nosotros ciudadanos sin afiliación política, ni sitios de reunión pasamos desapercibidos.

Hemos obtenido una " M 2 punto cincuenta " de largo alcance a través de la frontera. Tiene un modo automático que se activa al girar hacia abajo el reten del cerrojo, cuando este ha sido girado hacia arriba, dispara en modo semi automático. También puede disparar tiro por tiro. Tendremos estas opciones dependiendo del caso. La limpieza pronto comenzara.

Hay que cruzar un río, saltar algunas paredes. Tendremos que sacrificar el racionalismo hasta extirpar el virus. No comprendía de lo que se puede llegar a ser capaz, tampoco entendía que el régimen no es un monstruo, es solo un complejo tejidos de entramados sostenidos con mucha fragilidad por unas cuantas cabezas, muy vulnerables por cierto, que constituyen una minoría casi inexistente... la propaganda forma una realidad de fuerza que no es tal.


Capital, 4 de febrero del 2017

Cuantas dificultades desde la última vez, el grupo se ha disuelto y solo quedo yo, con mis ganas, no se las comento a nadie solo a ti. Tengo un plan, es el más efectivo y el ultimo. Muchos dicen que la venganza es mala pero yo pienso que es liberadora y justa.
Siento que los días vuelan y las noches transcurren con una lentitud insoportable, no puedo dormir. A la mañana siguiente doy gracias al cielo por borrar algunos recuerdos de la memoria, son tantos años en lo mismo.

A través de la lectura Javier trato de convencerme que en determinadas posiciones uno tiene las mismas conductas, irónicamente desapareció de la mano de quienes justificaba. Creo que vivimos intentando evadir las trampas que nosotros mismos nos ponemos. Hay cosas que solo se pueden hacer una sola vez en la vida por eso le decía que no tenía que sentir miedo, ahora estará experimentando rabia al no aprovechar el momento.
Siento una nueva calma que asusta, hecho una mirada hacia atrás, comparo y no reconozco nada de lo que era aun así trato de convencerme que hay ciclos en el tiempo, catástrofes, tragedias que sirven para regenerar y hacer cambios abruptos, convencerme de esto es la única terapia que tengo para evitar el pánico.

Han pasado tres años, ahora trato de entender el problema formando parte. Asisto a sus reuniones
"y aunque te parezca absurdo" me han dado un cargo. Lo observo todo, no pierdo detalle.
Me he mudado tan cerca. Ellos mismos me han ayudado. Les recompenso con vítores al líder, escupo adulaciones y me represento como una fanática, así ha pasado el tiempo. Me impresiono a mi misma de lo que puedo ser capaz.
Desde mi nueva y hermosa vista te contare a través de la prensa lo que lograre visualizar. Quedo a tu juicio, espero sea el mejor de todos.

5 MARZO 2017 EL CONFIDENCIAL, DOMINGO
ASESINADO TS Y TODO SU CUERPO MINISTERIAL

En la violenta incursión de un tirador experimentado ha caído ST y toda su cúpula de estado. Nadie sabe como la mujer pudo burlar los cinturones de seguridad y penetrar en un edificio tan cercano con un arma de tan alto calibre.

La tarima estaba ubicada en medio de la avenida Brión.

Primeras detonaciones; Los guardaespaldas se lanzan sobre ST, tratan de sacarlo cubriéndolo. Otros disparan al balcón pero inmediatamente caen. La mujer se detiene y con rapidez eleva y rota el trípode del arma y gira hacia abajo el reten del cerrojo lo que le permite una puntería mas precisa. La nueva ráfaga abre las espaldas de los guardaespaldas y comienza a penetrar en el cuerpo de ST, quedando totalmente al descubierto. Entonces la mujer se reincorpora, sujeta el arma con más fuerza y aprieta el gatillo. Las nuevas balas impactan brutalmente la cabeza de ST, vaciándola.
La mano derecha de ST y el encargado de los grupos armados tratan de salir bajando las escaleras pero el estruendo de alto calibre también los alcanza.

Las fuerzas de seguridad disparan hacia el balcón desde otra ubicación y entran en el edificio. Después de un largo enfrentamiento cayo Elena M. Sin embargo se encendió la llama que tanto se temía. A estas horas miles de personas atacan y disparan a las fuerzas de seguridad y queman las casas de los integrantes del régimen. Muchas de las familiares de estos han escapados otros han caído en medio del fuego cruzado.
Políticos y militares se reúnen para establecer las condiciones de la nueva junta de gobierno, mientras tanto en las calles arde el infierno y se inicia con un brutalidad inaudita una cruenta cacería de brujas.

En uno de los bolsillos de Elena M se encontró una carta, sin destinatario:


Cuando leas esta carta no sé si lo abre logrado, si estaré viva o estaré muerta.
Me arreglare como nunca, más que presentarme a una ejecución acudo a una venganza. Tengo la punto cincuenta a tono.
Ya he visualizado el momento, el empuñe, la postura, la alineación correcta de mira. He descubierto su poder de fuego sobre el espacio para saber donde incrementar el ataque.
Espero acertar, hacerlo me quitara un peso de encima, que los demás luego hagan lo que tengan que hacer.
Me hubiese gustado que estuvieses presente aunque fuese a una distancia considerable para que no te metas en líos. Ya he podido divisar el escenario desde el balcón para ejercer mis movimientos y no cometer errores. Ahora solo tendré que llevar a cabo todo lo aprendido. Será un día de celebración para ellos, estarán todos, inconscientemente encerrados en la mira, se llevaran una sorpresa.

Recuerdo estas calles, otra virtud reinaba en el ambiente. Solíamos a pasear sin esas estúpidas disputas de poder y la ley medianamente se cumplía. Hoy alguien tiene que enderezar las cosas y por lo que veo no hay hombres que lo hagan.
Seguramente crearan un historial para enjuiciar mi estabilidad emocional otros deformaran mi propósito, pero en este momento nada más me importa. Solo sueño con ese sonido atronador. Es un día demasiado hermoso para ser verdad así que disfrutare al extremo estos momentos.

Elena M
4 de marzo del 2017
Capital

Juan Carlos Vásquez







Irse, rehacerse con la probabilidad de un sueño, con todas las disposiciones enfrentarse al cambio que surge como una necesidad imperiosa.

Basada en hechos reales, Patricia C. Beltrán nos narra la historia de Valentina. Nos introduce en su mundo exponiendo la fragilidad, los secretos, el tránsito como desgaste a través de muchas geografías donde el agitado juego de la vida abre el problema. Una premonición, ese sueño recurrente en que la protagonista enloquecía: Convertirse en Saturno, tragarse a sus hijos, le arrancaba las piernas y los brazos a mordiscos. Como en una de las pinturas negras de Goya. Un anuncio que definiría parte de su futuro.

El fiel reflejo de la nada: Una novela que transgrede la ilusión, que avanza con los sutiles deseos de una joven esperanzada que descubre una cruenta realidad de la manera más violenta.

Partiendo de un entorno familiar sensato, apacible y solidario, de una vida divertida. Entre amistades y relaciones prueba los deseos y llega un mensaje, un consejo, cuanto más sensible, cercano, y se abre el mundo como un abanico de posibilidades. Una idea que ejerce un poder absoluto, una entonación que desde el momento exacto dirigirá la búsqueda incansable.

Todas las distancias posibles con esas cargas añadidas de los recuerdos, de la familia. Una experimentación inevitable y laberíntica que la hace percibir sorprendiéndose «al viajar» las magnificencias de la historia que no conocía, con esa latente y visible vulnerabilidad de estar sola, desprotegida, en un tiempo diferente que concluyo y empezó con Sébastien, deteniéndose abruptamente después de un arduo recorrido.

«Me la jugué en un brutal empujón y noté cómo salían sus hombros y deslizaba después el resto del cuerpo. Ya estaba aquí».

Despertar feliz, entre dos realidades totalmente opuestas, finalmente y después de tanto coger un cuchillo, defenderse. Ver más allá de la ventana y centrar una luz casi imperceptible, un flujo continuo que en su grandiosidad le muestra un nuevo mundo, el verdadero.

«Me desplomé en el suelo. Algo viscoso corrió hasta mi ojo derecho y probé el dulce y caliente sabor de la sangre. Con la valentía del cobarde, remató mi cuerpo inerte con su puño letal».

Entre el racismo y la intolerancia del establishment: una violencia física y psicológica que termina afincándose en la vida de Valentina, infringiéndole culpas que pertenecen a su agresor Sébastien. Una actitud que progresa silente ante la indefensión creando un vinculo traumático del que ella lucha por desatarse una y otra vez.

Ya no siente necesidad de ver o vivir mas cosas de las ya vividas, Con Sébastien nace una contradicción reflejada en su hijo. Una historia donde intervienen personajes de todo tipo. Desde la candidez más plena hasta los sucesos más perturbadores. Situaciones que la narradora describe de una manera ágil, directa, por medio de una tensión gradual y sistemática que va en aumento.



ENTREVISTA


—Tu novela El fiel reflejo de la nada nos adentra en la complejidad de las uniones afectivas. ¿Cómo se inicia tu relación con Valentina?

—Mi relación con Valentina se inicia hace aproximadamente una década, cuando yo vivía en Madrid. Mi compañero de piso y yo buscábamos a alguien para que ocupase la habitación que nos quedaba libre y apareció ella. Conectamos enseguida y la relación entre nosotras se fue estrechando hasta convertirse en una buena amistad.

—¿Cuándo y porqué te decides a plasmar su historia?

—Valentina solía contarme anécdotas sobre su vida que me hacían pensar en cómo era posible que en una única persona se condensaran tantas aventuras y batallas, la mayoría con carácter surrealista. Sin embargo, en aquella época Valentina no había comenzado aún su descenso a los infiernos. Fue años después de venirme a vivir a Galicia cuando ella me fue revelando pequeños episodios de su vida, pero no fui consciente del drama que había padecido hasta que le pedí que me contase su historia.


—¿Cuál parte del libro prefieres, ya sea por la conexión cíclica de la historia o por la construcción de una escena?

—Hacia la mitad, el libro sufre un giro drástico tanto en forma como en fondo; creo que a partir de ese momento, el lector experimenta una necesidad de protección respecto a la protagonista, no puede separarse de ella, grita ¡no! sin cesar, pero Valentina hace caso omiso y se precipita hacia el vacío en caída libre. Lo que me trasmiten los lectores es que, llegados a ese punto, no pueden parar de leer hasta conocer el desenlace final de la historia,


—Como escritora, ¿qué es lo que más te interesó saber de Valentina?

—Pienso que lo mismo que al resto de las personas que han leído el libro: saber el «porqué». Esa es la pregunta que todos tenemos en la cabeza y a la que puso voz Leonor, un personaje de inmenso valor en la novela. A día de hoy, no tengo la respuesta.


—Todos los escritores tienen un proceso. ¿Cuál es el tuyo?

—Necesito tener muy claro qué es lo que voy a contar. Realizo esquemas sobre la trama capítulo a capítulo, hago un análisis de los personajes, sitúo los lugares de la historia y elijo el punto de vista narrativo. Tiendo a escribir de un modo muy cinematográfico; es decir: creo las escenas como si fueran a ser plasmadas en una película. Además, dedico mucho tiempo a las revisiones del texto.


—Las secuelas psicológicas y los problemas de salud mental que ocasiona la violencia de genero en Valentina fueron irreparables, acepta reiteradamente volver con su agresor. 

—Sí. Creo que las heridas, sobre todo psicológicas, se traducen en una inseguridad que la lleva a regresar una y otra vez al punto de partida. Pero el papel de su hijo es crucial en la decisión de Valentina: no hará nada que pueda alejarlo de él.


—¿Qué es lo que más te conmovió de este caso?

—Sin duda, el instinto maternal de Valentina, el amor por su hijo. Cuando Sébastien se lleva a Diego a París sin el consentimiento de su madre, la capacidad de reacción de ella es brutal. Valentina ha sido, es y será una gran madre.


—Es un caso real, pero tu mirada no es periodística, ¿dónde ubicas la principal diferencia entre el tratamiento que hace un periodista y el que puede darle un escritor?

—Supongo que la diferencia radica, principalmente, en la implicación emocional del autor. Aunque el germen de este libro se encuentra en un relato de unas diez páginas, siempre tuve claro que tarde o temprano de aquí saldría una novela; no me planteé la crónica periodística en ningún caso. Mi objetivo era emocionar con la historia de Valentina.


—Con esta temática, la novela dispara uno de los recursos más fuertes que es el interrogar al espectador, imbuirlo en una reflexión profunda.

—Así es. Mis lectores me trasmiten que el final del libro les causa impacto, conmoción. En primer lugar, el desenlace es ese y no otro porque se corresponde estrictamente con la vida de la protagonista. Otro final no hubiera sido otra cosa que maquillar la realidad que nos azota día tras día. 


—A pesar de de las penurias a las que Valentina se ve expuesta, hay personajes como Axel, Leonor o los chicos que la rescatan de la calle. Estos invitan a esperanzarse a pesar de la intolerancia y violencia de Sébastien. ¿Albergas optimismo, alguna posibilidad real de cambio dentro de la sociedad?

—Desgraciadamente, creo que hay muchos más Sébastien en el mundo de lo que a todos nos gustaría. Creo que la prevención a la hora de luchar contra la violencia de género pasa, en primer grado, por la educación. Por ejemplo, hay muchas chicas jóvenes que asumen el machismo como condición natural y esto es realmente dramático y triste. La problemática hay que atajarla desde abajo, desde los cimientos.


—¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?

—Acabo de terminar con la documentación de mi próxima novela. Se trata de una historia de amor ambientada entre Galicia y EE.UU. 




Patricia Calvo Beltrán nació en A Coruña en 1980. En 1998 se trasladó a Madrid para estudiar periodismo en la Universidad Complutense. Tras licenciarse, se instaló en Boston (EE.UU.) durante tres meses antes de incorporarse al mundo de la comunicación de vuelta en la capital. Trabajó, entre otros medios, para el diario El Progreso y fue directora de El periódico de A Mariña. En el terreno audiovisual, dirigió el cortometraje Lucía devorando a sus hijos, protagonizado por el actor Manuel Feijóo.






EL TIEMPO




Es inadmisible que siga sin decirnos

con sinceridad simple

como nos mata,

como nos sienta

y nos muestra la destrucción,

el proclive del cuerpo

con degeneración absoluta.




Como instala

la cuenta regresiva

y va sellando con su arritmia

el fin.




Es inadmisible

no poder abrir el tiempo y desmembrarlo,

detener la conclusión inevitable,

los campos siniestros

y funerales,

la casa definitiva de la familia

y los amigos,

los recintos crudos del mundo

que destrozan con su silencio

todo el pensamiento

tierno y transparente.




Es inadmisible no poder pasar

al otro lado del lado de la

dimensión

y cerrar la acción del verdugo




los cementerios todos

y regresar la vida

a lo que fue,

a lo que nos acostumbro

un día.





Barcelona, 2015





NOCTURNA



El guardián vigila,

describe un circulo del cual

no salir.

Dice que por causa conocerás los

puntos volubles,

incidirás penetrando el dolor

de todos

a partir de preguntar

y comprimirte

para retener el deseo

por la insistencia del deseo

obligando a retorcer la sorpresa

y girar la cara con aires inmutables

por los siglos de los siglos.





Copyright © Juan Carlos Vasquez
Barcelona, 2015





Debido a las alteraciones metabólicas sentía una sensación de hormigueo en la piel, mareos, palpitaciones, una frecuente dificultad para concentrarme, cansancio y debilidad. Una que otra vez desfallecí al despertarme entorno a la madrugada. En medio de todo aquello empecé a caminar. Todos los días avanzaba un poco mas entre la necesidad de lograr encontrarme con alguna idea, insistía. Había logrado orientarme alejándome de todo.

Todos los cálculos y todas las matemáticas se mezclaban con lo divino. Aquella suma de situaciones siempre desenlazaban en un solo resultado, aun así buscaba la sorpresa en algún detalle que volviera a animarme. Me visualice en otros que veía en el parque. Años atrás en esas miradas perdidas no veía nada, ahora percibo que decían más de lo que yo entendía. Al extremo vi como se recortaba el camino como todos se quedaban atrapados dentro del círculo. Sugestionado evadí con sigilo todo cuanto pudiese encerrarme y me decidí a continuar rompiendo con todas las fuerzas las líneas que marcaban el límite de lo posible.



Copyright © 2015 
Juan Carlos Vásquez






Después de probar,
   el tiempo 
se ha consumado 
abriendo 
una fisura.

Ahora vas a atacarte  
 inutilizando lo aprendido,
realizando un esfuerzo  
 sin que lo parezca. 

Converso al deseo 
 te preguntas 
con que se regulan las  
alteraciones

como se detiene 
 el impulso eléctrico 
que da la señal  
de desorden.

Ahora se exhorta 
ante la verdad 
a no pensar
              mientras 
se escuchan 
voces
          tenues 
                   sigilosas
  pactando el silencio.






Copyright © 2015 Juan Carlos Vásquez






Aniquilar da un sentimiento de poder y halaga algo oscuro, original, en nosotros. No es construyendo sino pulverizando como podemos adivinar las satisfacciones secretas de un dios. De ahí el atractivo por la destrucción y las ilusiones que suscita en los frenéticos de cualquier edad. - Cioran -


Lo ignoré, incluso cuando insistió en sujetarme. Le reste importancia a sus acciones. Relegado por todos se sentó a mi lado. No sabía qué mal se cernía. Llevado por el disparate las provocaciones fueron en aumento, desde entonces, comenzó a transitar por mis venas un inusual sentimiento de culpa.

Pensé, puede que no le diera importancia a algo que lo tenía. Puse a un lado su ira y medite sobre la actitud que constantemente mostraba. Estaba tan desfavorecido. Sucedía algo en lo que yo no tenía incidencia alguna. No sabía si había hecho lo correcto al no prestarle atención, al no darle la importancia necesaria al asunto. Creí que el tiempo calmaría sus impulsos, por eso siempre dejaba pasar las horas. Nunca fue el momento de una conversación, de intentar calmar los ánimos, sabía que me sumergiría en una angustia innecesaria y aceleraría el peligro pero aquel día percibí la diferencia. Su mirada era maléfica, llena de envidia, odio, rabia y recelo. 

Entonces levanto una de sus cejas, pude escuchar el crujido de su dientes a la par. Escudriño sobre mí completamente. Sentí su enfado en una respiración acelerada, arrítmica. No sé de qué me hacia culpable pero ya era suficiente. No estaba dispuesto un día más a tolerarlo. Ya no aceptaría que impedimentos morales o normativos en las leyes me detuvieran. Me debatí entre el instinto y la razón, asocie mi mala suerte a este tipo de personas. Transgredí toda vulnerabilidad. El, al que todos temían ahora sería mi presa, no lo dejaría escapar. Lo mataría a él y luego iría en busca de muchos otros que me había perturbado en el pasado. Me incline por un juicio donde yo arbitraria su suerte, estaba decidido. 







Copyright © 2015 Juan Carlos Vásquez







No sé a cuantas coronaciones había asistido, desde el Atlántico hasta el Mediterráneo. De este a oeste. La Virgen de los desamparados es la patrona de la Comunitat. Cien veces me repitieron que la hermandad tuvo como objetivo atender enfermos, recoger niños locos y desamparados. Yo prefería la celebración de San Genari. Su historia contrarrestaba la solemnidad de las hermandades que llorando cargaban vírgenes. Genarin fue un aficionado a las mujeres y al desorden. Atropellado por un camión de basura. Años después, ese mismo día cuatro hombres se reunieron en una plaza y bebiendo orujo, recitaron poesía y conmemoraron la vida del personaje dándole forma a la idea de que era un santo.


La procesión año tras año fue duplicando el número de asistentes- Se realiza una cena regada en bebida y se marchan en procesión por el casco antiguo pasando de taberna en taberna, pidiendo vino. El destino final es el tercer cubo de la muralla, donde fue atropellado y se dejan unos presentes al "santo": una corona, aguardiente, naranjas, queso y pan. Se le atribuyen varios milagros, entre ellos La redención de la prostituta que lo encontró muerto, que, según la tradición, dejó su oficio y se volvió a su Lugo natal en Gálica.


Copyright © 2015 Juan Carlos Vásquez



barcelona by jcv



ILUMINACIONES Y FISURAS


Hemos llegado hasta
aquí por una pendiente,
moviéndonos entre el margen
de extremo a extremo.

Bebiendo en las oscuras ciudades
el líquido de la expectación.

Empujándonos a través del paso,
dando la vuelta a la vacía esquina
y a todo lo que fue creado
con los órganos en las manos
y lo inexpresable en la cabeza
hasta alcanzar la cosa.

Algo oculto no escrito
envuelto en una mistica mortaja,
una re creación secreta
y deseada
para inspirar terribles
pensamientos.



LA VORÁGINE

Dóciles parodias
que asocian colores y formas
emanan con un daño
extendido,
con un lenguaje inaudible
repitiendo el ejercicio.
Emerge el circulo
de la naturaleza
y arrastra por sus senderos abiertos
hombres y mujeres hasta disolverlos
en sus profundidades.
Hoy late entre los oídos
entre las monstruosas formas
como amenazas obscenas
y nada impacta.
Los grandes reyes de la baba
han muerto
antes las arcadas y el pavimento.
La vorágine ha concluido en su ciclo.



EL MUNDO DE LAS COSAS

Elementos que en su vulnerabilidad misteriosa
contienen lo que fueron ideas,
movimientos.
Las formas me llevan
inefectivamente a calcular
esperando alguien mas
que habite entre espacios.
Las paredes se confunden
con el terroso de un sofá desvaído,
se marca la silueta de una espalda,
se instala transitoriamente
contemplando una secuencia
interminable en mis actos.
Todo tiene un aspecto inquebrantable,
una desmedida exaltación.
Durante las pausas del balcón
logro enumerar los pensamientos.
Perfectamente se ha constituido
la ocupación entre reiteradas pautas
del día y de la noche.
Su virtud ha quedado
creando un circulo cerrando,
un adiós pensativo.



PIELES Y HUESOS

Se han herido descalcificándose
de tantos roces y dobleces
con una sincronización
exacta y absoluta
transgrediendo cartílagos
y membranas.
El daño ha llegado al partirse,
al regenerarse desfragmentando
la exactitud del paso,
obedeciendo al pasarse
el límite que escalala lógica,
el mundo de las cosas todas
con todos los impulsos.
Andar así,
entre un cuerpo
levantado por copiosos filamentos
y superficies óseas,
hilvanando secuencias vulnerables
con la inoxerable y oxidada rueda.



ALQUÍMICO ASOMBROSO

Un día al levantarse
por fin ver y asociar
que un coro grave de vientres
hinchados
se expulsaran en grupos
para transgredir.
Un día al levantarse por fin ver
y asociar el desquicio asombroso
que avanza ante todo,
el castigo que carga
bajo el mandato exclusivo
del tiempo
el encanto irracional
del todo...




Barcelona 

Copyright © 2015 Juan Carlos Vásquez

Jaime Saenz y la tía Esther, La Paz, años 50




Conocí la obra de Jaime Saenz en un viejo sótano de un edificio en Manhattan en el año 2002. La obra era una extensa tesis de grado que me dejó impactado de principio a fin. Desde entonces ha sido una lectura obligada, un referente que me ha llevado a indagar y descubrir nuevos entornos que desconocía. 



Explorar todos los caminos para saberse perdido en la nada pero obligarse por alguna razón a intentarlo una y otra vez. No hay que hablar de exilios, ni de búsquedas continentales. Jaime Saenz encontró en su espacio el secreto nocturno de todas las noches y de todos los universos. Una abstracción del mundo exterior en los propios pensamientos y agobios de su existencia, que eran más grande que la geografía total de las distancias posibles. Jaime Saenz inevitablemente sigue causando muchas interrogantes por la intensidad de su prosa, por la complejidad de su vida y los enigmas que siguen transgrediendo su historia. 



“En las profundidades del mundo existen espacios muy grandes -Un vacío precedido por el propio vacío, que es causa y origen del terror primordial, del pensamiento y del eco. Existen honduras inimaginables, concavidades ante cuya fascinación, ante cuyo estancamiento seguramente uno quedaría muerto. Ruidos que seguramente uno desearía escuchar, formas y visiones que seguramente uno desearía conocer, quién sabe con qué secreto deseo, de llegar a saber quién sabe qué” 



El alcohol, la muerte y el lenguaje fueron intrínsecas en su diario cotidiano, una suerte de ironía que surge de forma desenfrenada, todo ello pretendiendo encontrar vías opuestas a la realidad imperante. Sin duda alguna ir de su mano es viajar a las profundidades. Es entrar en un espacio vetado por el miedo donde hurgar y perderse es encontrar respuestas maravillosas 



“Mientras viva, el hombre no podrá comprender el mundo; el hombre ignora que mientras no deje de vivir no será sabio”. [...] “Qué tendrá que ver el vivir con la vida; una cosa es el vivir, y la vida es otra cosa. / Vida y muerte son una y misma cosa.” 



Gisela Morales, sobrina de Jaime Saenz Guzmán, responsable de su archivo y derechos de autor nos presenta una fiel exposición de aspectos de su vida desde el entorno familiar. Su relación con la ciudad de La Paz, el amor. Anécdotas inéditas y trascendentales en la creación de su obra, presentándonos al cierre material de sus archivos como aportes testimoniales. 





my archetypes

©Derek Ogbourne
Susana Medina ©Derek Ogbourne

“Estoy escribiendo sobre el azar, el caos, el silencio, el sonido, el trauma, las sombras, sobre convertirse en un ciborg”. 



Nacida en Hampshire (Reino Unido), de padre español y madre alemana de origen checo, crece en Valencia y desde el año 1989 vive en Londres. Con una prosa que por su eficacia, por su amplitud nos renueva.Susana Medina pasa a formar parte hoy en día de los pocos escritores que violentaron la fuente por una evolución constante. Expectativas como un misterio donde es necesario rasgar de todos los pedazos el bocado más apetecible. Lidiar con la experiencia en su ironía insoslayable y salir airoso con las reflexiones más profundas e inusitadas. Susana Medina que esta próxima a publicar con la prestigiosa editorial Dalkey Archive, Best European Fiction, 2014, representando a España, nos da la oportunidad de conocer más de su obra, de su vida, en una entrevista. Diciembre 2013.



“Quizás como no somos nadie y como una dirección absoluta es un postizo conveniente para no enloquecer, he decidido situarme en el extravío, como camino certero, el caos que me encarna” 


my archetypes



El hospital puede ser cielo


nosotros una mariposa,
lo que sea en el cielo
de la mano de una enfermera,
de un pedazo de cuerpo
que empuja
y su conexión con la máquina
re-inician una forma de respiro
y de vida.


Reintentando respirar
en medio del insomnio
te aferras al poco aire
a las sábanas,
con los pulmones vacíos
(sin agujas)
buscando las puertas
del Albuterol.



Entonces jugando
exhalar, inhalar,
nadando evadir lo que el ojo no ve,
al zig zag desunir el orden alfabético
de las trampas,
en favor de la vida como una fiera
para sacar alertas rasgando velos y membranas
hasta que un pájaro cante avisando que hay otro día,
que hay otra oportunidad en la serie infinita.


009

(Me canto y me celebro
para excavar una suerte de reino
donde la vida y el poema
ya no es nada)
©Juan Carlos Vásquez   







INÉDITOS ENTORNOS DE JAIME SAENZ REPORTAJE A GISELA MORALES, ENERO 2014

Conocí la obra de Jaime Saenz en un viejo sótano de un edificio en Manhattan en el año 2002. La obra era una extensa tesis de grado que me dejó impactado de principio a fin. Desde entonces ha sido una lectura obligada, un referente que me ha llevado a indagar y descubrir nuevos entornos que desconocía. Por Juan Carlos Vásquez.
El alcohol, la muerte y el lenguaje fueron intrínsecas en su diario cotidiano, una suerte de ironía que surge de forma desenfrenada, todo ello pretendiendo encontrar vías opuestas a la realidad imperante. Sin duda alguna ir de su mano es viajar a las profundidades. Es entrar en un espacio vetado por el miedo donde hurgar y perderse es encontrar respuestas maravillosas 
 Gisela Morales, sobrina de Jaime Saenz Guzmán, responsable de su archivo y derechos de autor nos presenta una fiel exposición de aspectos de su vida desde el entorno familiar. Su relación con la ciudad de La Paz, el amor. Anécdotas inéditas y trascendentales en la creación de su obra, presentándonos al cierre material de sus archivos como aportes testimoniales.   


Nacida en Hampshire (Reino Unido), de padre español y madre alemana de origen checo, crece en Valencia y desde el año 1989 vive en Londres. Con una prosa que por su eficacia, por su amplitud nos renueva.Susana Medina pasa a formar parte hoy en día de los pocos escritores que violentaron la fuente por una evolución constante. Expectativas como un misterio donde es necesario rasgar de todos los pedazos el bocado más apetecible. Lidiar con la experiencia en su ironía insoslayable y salir airoso con las reflexiones más profundas e inusitadas. Susana Medina que esta próxima a publicar con la prestigiosa editorial Dalkey Archive, Best European Fiction, 2014, representando a España, nos da la oportunidad de conocer más de su obra, de su vida, en una entrevista. Diciembre 2013. 


ENTREVISTA A ALBERTO JIMÉNEZ URE, POR JUAN CARLOS VÁSQUEZ

 Alberto Jiménez Ure esta incluído en las principales antologías de cuentos que se han editado en Venezuela durante la transición entre los Siglos XX-XXI, entre las cuales Narradores andinos contemporáneos[Fundarte, Caracas, 1980], El cuento en Mérida [Universidad de Los Andes, Mérida, 1985], La narrativa corta en el Zulia [Presidencia de la República, Caracas, 1987], Relatos venezolanos del Siglo XX [Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1988] Memoria y cuento [Pomaire, 1992],Recuento [ Editorial Fundarte, Caracas, 1994. Scripd, pdf.


Eliezer Ortiz posee entrenamiento con el Teatro del Arte de Moscú, en la Universidad de Harvard, E.U., y British American Drama Academy (BADA), en la Universidad de Oxford, Inglaterra. En UCLA estudió con el actor ganador del Oscar Sir Anthony Hopkins; Gil Cates, Mel Shapiro, Ellen Geer, April Shawhan, Linda Kerns y Henry Goodman. Scripd, pdf


ENTREVISTA CON SUSANA MEDINA POR JUAN CARLOS VÁSQUEZ

Abril 2009. SUSANA MEDINA nació en Inglaterra (Hampshire) en 1966. De madre alemana de origen checo y padre español, tras vivir unos meses en Alemania, su familia se trasladó a España (Valencia) en 1968, donde se educó. Al leer en las cubiertas de libros que los escritores a menudo viven en otros países, cuando tenía 19 años se fue a Londres. Fascinada por el 'multi-culturalismo' y las subculturas de esta ciudad, estudió Historia del Arte e Italiano en University College y vivió durante un año en Venecia y Bolonia donde estudió en el DAMS con Umberto Eco y Dario Fo. Scripd, pdf


ANTONIETA MADRID - EL ÉXITO DE UN LIBRO Y DE UN AUTOR ESTÁ EN LOS LECTORES - POR JUAN CARLOS VÁSQUEZ 

Antonieta Madrid. Magister en literatura latinoamericana contemporánea, Universidad Simón Bolívar (USB, 1989); licenciada en educación, Universidad Central de Venezuela (UCV, 1968); estudios de doctorado en ciencias sociales (FACES/UCV). Invitada por la Escuela de Letras de la Universidad de Iowa como escritora en residencia, recibió el título de Honorary Fellow in Writing en 1970. Ha publicado Nomenclatura cotidiana (edición bilingüe: Naming Day By Day),New York, 1971. Scripd, pdf

 Luis Bénitez es miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, EE.UU., con sede en la Columbia University. Ha recibido el título de Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poetes. Université de La Sorbonne, París, Francia. Miembro de la Sociedad Argentina de Escritores y de la Fundación Argentina para la Poesía. Scripd, pdf


« CUENTOS ROJOS » DE SUSANA MEDINA, RESEÑA POR JUAN CARLOS VÁSQUEZ - RED TALES, CUENTOS ROJOS -

Ambientado en el sub mundo de Londres, un libro fascinante, de novedoso diseño, una edición bilingüe única. En tiempos donde la literatura comercial se apoderó de las estanterías, sin duda alguna surge como una de las propuestas más innovadoras. Scripd, pdf


« LAS PUERTAS DE TANNHÄUSER», DE EDUARDO ESPÓSITO - RESEÑA POR JUAN CARLOS VÁSQUEZ

Eduardo Espósito. Nace en la ciudad de Buenos Aires, el 9 de mayo de 1956. Ha publicado El niño que jugaba a ser Rayo, 1992; Violín en bolsa, 1995. Una novia para King Kong, 2005, Quilombario, 2008. Las Puertas de Tannhäuser. 2011. Participó en varias antologías, destacándose entre ellas Poesía en el subte. Bs. As.: Ediciones de la Flor, 1999. e Italiani d’ Altrove. Milan: Rayuela Edizioni, 2010. Scripd, pdf


ENTREVISTA A LAURA ORVIETO POR JUAN CARLOS VÁSQUEZ

Laura Orvieto, escritora residenciada en New Jersey, nació en Quito, el 15 de enero de 1979. Es hija de madre ecuatoriana y padre estadounidense, presentó con el sello editorial de Moré, su primera obra de poesía titulada "Huellas en La Arena". Estudió Marketing & Management, en Saint Peters College de New Jersey. 


jcvasquezf@gmail.com
juancarlosvasquez72@hotmail.com